Obsequiar un ramo de flores siempre es una buena elección. No obstante, conviene saber qué tipo de ramo elegir en cada ocasión, dado que no es lo mismo regalar flores para un cumpleaños que para celebrar un nacimiento o un aniversario.

Quizás también te pueda interesar: ¿Cuál es la diferencia entre un bouquet y un ramo de flores?

A todas las mujeres les encanta que las sorprendan con un ramo de flores. Sin embargo, regalar flores tiene su propio protocolo y aquí te dejamos algunas reglas básicas para que la elección sea mucho más simple y acertada.

Reglas básicas para regalar un ramo de flores

  1. Antes de elegir un ramo de flores, asegúrate que la persona a la que vas a obsequiárselo no se alérgica a ninguna planta.
  2. Si puedes averigua cuáles son las flores favoritas de quien va a recibir un ramo.
  3. Aunque no lo creas, a los hombres también les gusta recibir flores.
  4. Intenta no escoger flores con un aroma muy fuerte, en especial si vas a llevárselas a los anfitriones de una cena, pues el aroma puede entorpecer y disminuir el de los platillos que van a servirse.
  5. Si vas a obsequiar flores, ya sea que las envíes tú personalmente o que realices un envío a domicilio con Valenflor, floristería en Valencia, acompáñalas siempre con una tarjeta.
  6. Si deseas tener un detalle porque sí con tu pareja, apuesta por las violetas, ya que son unas flores románticas y proporcionan por sí mismo vitalidad.
  7. Para celebrar un aniversario no hay nada mejor que las rosas rojas.
  8. Sorprende a tu madre en su cumpleaños con un bello ramo de lirios, que simboliza el amor incondicional y la pureza.

El hábito de agasajar a alguien obsequiándole flores en una fecha especial es muy antiguo, por lo que quizás sea imposible rastrear su origen. En Rusia, por ejemplo, está la tradición de regalar flores cuya cantidad sea impar, dado que el par de flores es considerado un mal augurio. Independientemente de las distintas tradiciones, regalar un ramo de flores en cualquier ocasión es un acto romántico y digno de destacar sobre todo en la era de la virtualidad donde cada vez cuesta más relacionarse cara a cara.